Así puedes sanitizar tu escritorio fácilmente

Hemos logrado mantener nuestros hogares limpios y protegernos dentro de ambientes cómodos, pero muchos se preguntan cómo hacerlo en su propio escritorio al regresar al trabajo. Lo que antes era un entorno familiar ahora puede parecer extraño. Es por eso que hemos enumerado los cinco consejos principales para desinfectar tu escritorio y espacio de oficina.

Estas son las formas de limpiar tu escritorio y quede muy bien desinfectado

Asegúrate de llegar preparado. Antes de regresar a tu oficina o espacio de escritorio, piensa en todos los suministros de limpieza que querrás usar para desinfectar el espacio.

La consistencia es clave. El hecho de que haya limpiado su escritorio al regresar a la oficina no significa que se mantendrá libre de gérmenes. Asegúrate de desinfectar su escritorio a diario. Limpia la superficie en una dirección y no vuelvas a pasar sobre ella en la dirección opuesta porque depositará gérmenes que acaba de limpiar.

Piensa en establecer un recordatorio para limpiar por la mañana o antes de salir del trabajo. Tú estás a cargo de tu propio espacio y de mantener su higienización. No dudes en preguntarle a tu empleador si está tomando otras medidas necesarias para desinfectar la oficina además de lo que estás haciendo. Es útil saberlo como parte de tus rutinas de limpieza preventivas.

En los días de basura, puedes dejar tu contenedor cerca de la puerta de su oficina o escritorio, minimizando el tiempo que alguien más ingresa a al espacio. Cuando uses el baño, ya sea común o individual, es una buena idea venir preparado con toallitas desinfectantes para el inodoro y el lavabo para asegurarte de que solo tocas superficies limpias.

Verifica cuáles son tus superficies de alto contacto. Los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) definen las superficies de alto contacto como: “mesas, picaportes, interruptores de luz, mostradores, manijas, escritorios, teléfonos, teclados, inodoros, grifos, lavabos, etc.” Realice un día normal en la oficina y tome nota de todas las cosas que tiene que tocar para realizar su jornada laboral de manera eficiente. Esto incluye aparatos electrónicos, utensilios de escritura como bolígrafos y lápices, carpetas, teclados, monitores y sillas. Recuerde, cuando se trata de desinfectar, es mejor limpiar demasiado que muy poco. Usar las precauciones adecuadas, como guantes, ayuda a eliminar el riesgo de exposición durante la limpieza.

Recuerda usar una mascarilla kn95. Lo más probable es que tu lugar de trabajo tenga sus propias pautas sobre cuándo debe usar máscaras para protegerse contra la pandemia. Asegúrate de tener más de un cubrebocas, de modo que si lo olvidas una en el auto o dejas uno en la oficina, no represente mayor problema.

La actitud sigue siendo todo. Una cosa que no ha cambiado es la necesidad de un entorno laboral positivo y seguro. Es posible que tu escritorio tenga una nueva rutina de limpieza, pero saber que tu espacio en el trabajo está limpio y no es un refugio para los gérmenes te hará sentir mejor y más positivo al regresar a laborar.

Lava tu cubrebocas de una manera muy fácil y rápida

Aunque lavar cubrebocas reutilizables diariamente puede llevar mucho tiempo, después de cada uso, es posible hacerles una buena desinfección. Pero expertos mencionan que este hábito saludable es esencial para prevenir la transmisión de gérmenes.

Por ello se pide que tengas a mano algunas mascarillas faciales adicionales para que se puedan rotar. De esa manera, siempre tendrás un cubrebocas limpio y fresco.

Las máscaras hechas de un material de algodón resisten mejor el lavado a mano o a máquina con lejía u otros desinfectantes, por lo que son más fáciles de limpiar. Y estos son los pasos para que el lavado de tu mascarilla sea efectivo.

Te puede interesar: usos que puede tener el cloro en tu hogar

Lava tus cubrebocas de manera fácil y rápida con estos pasos

Retira las partes desmontables, como filtros interiores o bandas elásticas para los oídos, de una bufanda o bandana doblada antes de lavarla.

Usa una bolsa de malla para ropa sucia para evitar que se enrede con otras prendas durante el lavado a máquina.

Ajuste la temperatura del agua de la máquina a un valor alto o use agua a 140 ° Fahrenheit o más.

Utiliza el ciclo de “desinfección” de tu lavadora si tienes uno.

Agrega un detergente que contenga desinfectante o lejía para asegurar que estás matando tantos gérmenes como sea posible.

Si se lava a mano, prepara una solución de blanqueador de cinco cucharadas de blanqueador por galón de agua, remoja durante al menos cinco minutos y enjuaga bien.

Seca los cubrebocas en el ajuste de secado más alto o usa la luz solar directa para secar las máscaras.

Debido a que las temperaturas de la secadora doméstica rara vez alcanzan la temperatura umbral que se necesita para la desinfección, considera agregar hojas de secado desinfectantes o desinfectantes para secadoras.

La luz ultravioleta del sol puede matar hasta el 99,99% de los patógenos en la superficie de una máscara, por lo que te recomendamos dejarla al menos una hora expuesta a luz, pero de ser posible, déjala todo un día fuera.

Las ollas a presión también pueden desinfectar mascarillas

También puedes usar una olla a presión para desinfectar las mascarillas N95 hasta cinco veces, y las mascarillas de tela, siguiendo este proceso:

Reúne los materiales necesarios
*Olla a presión o lenta
*Rejilla diseñada para caber en olla a presión
*Agua destilada (olla de 6 cuartos = 2 ⅛ tazas, olla de 8 cuartos = 3 tazas)
*Guantes desechables
*Bolsa de papel
*Grapadora o clips de papel

Proceso:

*Vierte agua previamente medida en la olla a presión, cubriendo el fondo.
*Coloca la rejilla dentro de la olla a presión, asegurándote de que quede por encima de la línea de agua, para mantener seca la bolsa de papel y la máscara. Es importante evitar que las máscaras kn95 se mojen, ya que la capacidad de filtrado puede verse comprometida.
*Ponte guantes desechables y coloca hasta tres mascarillas usadas dentro de la bolsa de papel. Dobla la parte superior de la bolsa y séllala con un par de grapas o sujetapapeles. Coloca dentro de la olla sobre la rejilla.
Asegura la tapa de la olla a presión y deja durante 30 minutos.
*Una vez finalizado el ciclo de cocción, retira las máscaras y colócalas sobre una superficie limpia para que se sequen al aire durante al menos una hora.

Los colores más felices para tu habitación

Las tonalidades pueden tener un gran impacto en tu estado de ánimo, particularmente los colores de pintura para interiores. Se ha demostrado que el tono de tus paredes afecta las emociones. Por tal motivo, en este artículo te presentaremos los colores más felices para tu habitación.

Los colores más felices para tu habitación

Hay ciertos matices que te deprimirán, otros que te ayudarán a relajarte, otros que suprimirán tu apetito y muchos más que generan otros sentimientos.

Mantente alejado de los tonos extremos y demasiado vibrantes, así como de los colores de pintura “embarrados” con matices verdes. Algunas personas prefieren colores de pintura cálidos, mientras que otras prefieren seguir con los tonos de pintura neutrales.

Aquí te dejamos algunas ideas para utilizar los colores más felices para tu habitación.

Rosa acogedor

Un tono alegre de rosa es una buena elección para cualquier habitación de su casa, como tu dormitorio, por ejemplo.

dormitorio rosa con blanco

Lila calmante

La lila tiene una propiedad calmante que se siente muy feliz. Imagina lo contento que te sentirías al despertar en una habitación lila, o poder descansar en tu sala después de una larga jornada de trabajo.

Amarillo alegre

Todos los tonos de amarillo añaden un toque primaveral a tu estancia, pero no podemos imaginar una mejor manera de comenzar el día que en una alegre cocina que tiene gabinetes pintados en un amarillo saturado.

cocina moderna amarilla

Verde energético

Energiza tu espacio con un tono verde feliz en un dormitorio, sala de estar o hasta una cocina.

sala de estar color verde con blanco

Verde azulado

Un tono verde azulado para tu dormitorio o cuarto de estudio siempre brindará concentración, y seguramente despertará tu creatividad.

Amarillo claro

Hay una razón por la que el amarillo se asocia con la alegría: tiene una cualidad sutil y luminosa que se siente como los cálidos rayos del sol, lo que hace despertar los cinco sentidos. Este matiz es una fuente natural de energía positiva y provoca sentimientos de felicidad.

Azul cielo renovador

El azul claro calma instantáneamente y ayuda a restaurar los ritmos naturales. Cada vez hay más pruebas que vinculan el sueño con la productividad y el bienestar general, y el azul proporciona cualidades calmantes y reparadoras que pueden ayudar a mejorar el descanso.

dormitorio color azul cielo

Estos colores más felices para tu habitación cambiarán todas tus mañanas y alegrarán cada momento de todo tu día. Recuerda compartirnos los resultados obtenidos en tu proyecto de pintura para interiores.

También puede interesarte: Consideraciones para elegir una alfombra de decoración.