Así puedes sanitizar tu escritorio fácilmente

Hemos logrado mantener nuestros hogares limpios y protegernos dentro de ambientes cómodos, pero muchos se preguntan cómo hacerlo en su propio escritorio al regresar al trabajo. Lo que antes era un entorno familiar ahora puede parecer extraño. Es por eso que hemos enumerado los cinco consejos principales para desinfectar tu escritorio y espacio de oficina.

Estas son las formas de limpiar tu escritorio y quede muy bien desinfectado

Asegúrate de llegar preparado. Antes de regresar a tu oficina o espacio de escritorio, piensa en todos los suministros de limpieza que querrás usar para desinfectar el espacio.

La consistencia es clave. El hecho de que haya limpiado su escritorio al regresar a la oficina no significa que se mantendrá libre de gérmenes. Asegúrate de desinfectar su escritorio a diario. Limpia la superficie en una dirección y no vuelvas a pasar sobre ella en la dirección opuesta porque depositará gérmenes que acaba de limpiar.

Piensa en establecer un recordatorio para limpiar por la mañana o antes de salir del trabajo. Tú estás a cargo de tu propio espacio y de mantener su higienización. No dudes en preguntarle a tu empleador si está tomando otras medidas necesarias para desinfectar la oficina además de lo que estás haciendo. Es útil saberlo como parte de tus rutinas de limpieza preventivas.

En los días de basura, puedes dejar tu contenedor cerca de la puerta de su oficina o escritorio, minimizando el tiempo que alguien más ingresa a al espacio. Cuando uses el baño, ya sea común o individual, es una buena idea venir preparado con toallitas desinfectantes para el inodoro y el lavabo para asegurarte de que solo tocas superficies limpias.

Verifica cuáles son tus superficies de alto contacto. Los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) definen las superficies de alto contacto como: “mesas, picaportes, interruptores de luz, mostradores, manijas, escritorios, teléfonos, teclados, inodoros, grifos, lavabos, etc.” Realice un día normal en la oficina y tome nota de todas las cosas que tiene que tocar para realizar su jornada laboral de manera eficiente. Esto incluye aparatos electrónicos, utensilios de escritura como bolígrafos y lápices, carpetas, teclados, monitores y sillas. Recuerde, cuando se trata de desinfectar, es mejor limpiar demasiado que muy poco. Usar las precauciones adecuadas, como guantes, ayuda a eliminar el riesgo de exposición durante la limpieza.

Recuerda usar una mascarilla kn95. Lo más probable es que tu lugar de trabajo tenga sus propias pautas sobre cuándo debe usar máscaras para protegerse contra la pandemia. Asegúrate de tener más de un cubrebocas, de modo que si lo olvidas una en el auto o dejas uno en la oficina, no represente mayor problema.

La actitud sigue siendo todo. Una cosa que no ha cambiado es la necesidad de un entorno laboral positivo y seguro. Es posible que tu escritorio tenga una nueva rutina de limpieza, pero saber que tu espacio en el trabajo está limpio y no es un refugio para los gérmenes te hará sentir mejor y más positivo al regresar a laborar.