Los mejores consejos para pintar paredes interiores

Cuando tengas la inquietud de pintar los interiores de tu casa, tienes que observar varios detalles que son importantes. Lo primero que tienes que hacer es limpiar y preparar tus paredes antes de ponerles color.

Cuando sea el turno de elegir la pintura, un buen tip es conocer cuáles son las tendencias de color. Posteriormente, será mucho más sencillo obtener los tonos adecuados para tus espacios.

Te presentamos cinco consejos importantes para que le des a tus paredes un aspecto profesional del que te sentirás orgulloso.

paredes interiores 1

1. Sé creativo

Transforma tu espacio con color y textura. Si no lo haces bien, es seguro que quienes te rodeen notarán todas esas pequeñas imperfecciones (ya sabes, las que estás tratando de evitar). Pero no es un gran pecado. Para todo hay una solución.

2. Siempre sella tus paredes

Todas las paredes nuevas deben sellarse con una imprimación. Si la pintura vieja se ha vuelto “tiza”, el uso de un sellador unirá la capa existente y maximizará la cobertura y el brillo de la pintura.

3. Utiliza la técnica W para tus paredes

El patrón “W” se utiliza para esparcir la pintura. Aplica una “W” en el área sin pintar, antes de volver a trabajar tu pared recién revestida. Repite hasta completar todas las secciones.

4. Trabaja con el color de tu piso

Uno de los errores más comunes que cometen las personas al elegir un color de pintura es no tener en cuenta la forma en que los colores de las paredes se verán en comparación con el color del piso.

Toma en cuenta los acentos de color de los muebles antes de seleccionar un tono para el espacio.

5. Los techos son primero que las paredes

Probablemente sea de conocimiento común que debes pintar el techo primero; sin embargo, los expertos dicen que muchas personas se olvidan de completar todas las capas cuando tienen prisa.

Es mejor dejar que la capa base del techo se seque primero, antes de aplicar todos los demás elementos, como las ventanas.

Ojalá que estos tips te ayuden mucho en tu próximo proyecto de pintura. Seguramente existen muchos consejos más, pero si sigues estos tips, te aseguramos que tendrás mucho éxito.

También te puede interesar: Retoca tus paredes como un pintor profesional

Protege tus pisos y muebles cuando vayas a pintar

Muchas personas dejan de lado la importancia de proteger los pisos y muebles antes de comenzar a pintar. Sin duda, es un paso fundamental para que el trabajo final sea todo un éxito.

Es importante comprar suficiente pintura para completar tu proyecto, sin tener una gran cantidad de producto sobrante. Además, necesitas elegir los tonos adecuados para tus habitaciones. Puedes buscar en Pinterest o en Instagram las tendencias en colores para interiores de casas y darte una idea de lo que piensas replicar en tu hogar.

Determina la cantidad de capas que necesitarás para cubrir tu superficie existente. No lo olvides, hay una práctica calculadora de pintura en muchos sitios web para realizar cálculos sencillos.

 

comenzar a pintar 1

1. Antes de pintar, protege todas las superficies

Se colocan telas protectoras en todas las áreas que se están pintando. Todos los suministros de pintura están encima de ellos. Cualquier superficie o mobiliario adicional que necesite protección se cubre con plástico.

2. Antes de pintar, repara todas las superficies

Dependiendo del estado de las habitaciones, la preparación puede ser tanto o más que la pintura. No es raro que las paredes estén plagadas de manchas.

Es posible que no te des cuenta de muchas imperfecciones hasta que comiences el proceso de pintura. Revisamos minuciosamente las paredes en busca de abolladuras y arañazos. También se reparan los orificios no deseados de las barras de las cortinas, los estantes colgantes o los clavos y los orificios de los tornillos de las imágenes o obras de arte.

Lijamos el exceso de resanador una vez que esté seco y luego le damos un lijado a toda la superficie de la pared. Si las paredes están generalmente en buen estado, esto puede ser todo el lijado que se requiera.

3. La pintura

Si se están pintando techos, se hace primero. Antes de pintar, aplicamos un sellador especial a cualquier mancha o decoloración significativa por el humo o el daño por agua que garantice que no se traspasen.

La siguiente pintura es el trabajo de acabado. Aplicamos dos capas de pintura a todos los zócalos, molduras de ventanas, revestimientos, marcos de puertas y cualquier otra moldura decorativa como molduras de techo.

Esta es la parte de la pintura que generalmente toma más tiempo, especialmente si la moldura tiene muchos detalles. Debemos esperar a que se seque entre capas y luego, cuando la capa final esté seca, podemos comenzar a pintar las paredes.

Es posible que sea necesario aplicar una imprimación a las paredes si hay un cambio de color drástico o si se está pintando un tipo especial de superficie.

Luego se puede aplicar la primera capa de pintura de color. Hay que corroborar que se vea bien. En caso de que el color se vea pálido, podemos aplicar la segunda capa una vez que la primera esté seca.

También te puede interesar: Retoca tus paredes como un pintor profesional

Retoca tus paredes como un pintor profesional

¡Retoca tus paredes! Aquí puedes conocer las mejores formas para retocarlas. Recuerda que al usar la técnica adecuada y el color correcto, puedes mantener tu casa impecable. ¡No sé, piénsalo!

Después de hacerlo, necesitas tener bien en claro cuáles son los colores que vas a ocupar en tus paredes. Pues buscar en Pinterest una gama de colores para pintar una casa y seleccionar los que más te gusten.

¡Manos a la obra! Tú trabajo de pintura será un éxito, ya lo verás.

Retoca tus paredes 1

Retoca tus paredes: Limpia la superficie

Antes de realizar reparaciones, limpia el área con una esponja, detergente suave y agua. La suciedad, la mugre y el polvo pueden acumularse en la superficie de la pared, lo que puede afectar la adherencia de la pintura cuando comienzas a retocarla.

Limpia ligeramente el área de trabajo con una esponja jabonosa y luego sécala con una toalla limpia antes de continuar.

Haz las reparaciones correspondientes

Las abolladuras, los orificios pequeños (orificios de clavos, etc.) y los arañazos más profundos se pueden rellenar con resanador. Usa un pedazo de papel de lija de grano fino y alisa ligeramente la superficie alrededor del área a reparar.

Esto ayudará a eliminar cualquier fragmento o partes elevadas de la pared. A continuación, abre un recipiente de resanador premezclado y recoge una pequeña cantidad con el borde de una espátula.

Retoca tus paredes: Usa lo suficiente para llenar el agujero o la grieta

Quita el exceso de compuesto de la pared con tu espátula. Limpia cualquier exceso restante con un paño húmedo antes de que se seque.

El material tardará unas horas en asentarse correctamente. Si está ligeramente levantado del resto de la superficie, líjalo suavemente de nuevo con papel de lija de grano fino.

¡Bien hecho! Has retocado con éxito tus paredes sin volver a pintar.

También te puede interesar: ¿Barniz o pintura para proteger los muebles?