Usos que puede tener el cloro en tu hogar

El cloro o lejía es un producto de limpieza básico en cualquier hogar, sobre todo en esta temporada de confinamiento. Y tiene muchos más usos que el de desinfectar superficies y ahora te compartiremos cuáles son.

Usos del cloro que probablemente no conocías

Desinfectar utensilios de madera

Si se te cayó al suelo la cuchara de madera con la que cocinas, o la encuentras guardada en un cajón donde lleva mucho tiempo, no tienes por qué preocuparte. Llena el fregadero de agua caliente y coloca una porción de cloro. Sumerge allí los utensilios de madera que desees desinfectar y al cabo de una hora, vacíalo completamente. Lávalo con detergente como de costumbre y si deseas que el potente olor a cloro se esfume, remoja en agua limpia durante otros 15 minutos y listo.

Elimina maleza del jardín

El truco consiste en bañar la mala hierba completamente con cloro concentrado y luego quitarlo de raíz. Verás como no volverá a nacer, ya que estás atacando directamente la tierra donde crece.

Te puede interesar: como limpiar paredes antes de pintar

Desaparece criaderos de mosquitos

Los mosquitos se procrean en aguas estancadas. Para mantener la salubridad en tu casa y en las zonas aledañas, coloca cloro en donde veas agua estancada, y verás cómo hasta las larvas mueren. Esto es especialmente útil en áreas donde se propagan epidemias como el dengue y la chikunguya, entre otras.

Elimina los hongos

Esos rincones de la casa súper húmedos donde se forma el dañino moho, una especie de hongo que provoca alergias respiratorias en niños y adultos, los puedes limpiar directamente. Primero, restriega la superficie con un cepillo de cerdas gruesas y agua caliente. Esparce cloro diluído en agua y déjalo actuar durante 15 minutos. Enjuágalo con agua limpia y una esponja.

Para realizar este procedimiento te recomiendo usar guantes y un cubrebocas KN95 para evitar alergias u otras enfermedades por el contacto con este hongo.

Purifica los cristales

Nada como tomar en un vaso que luzca pulcro. La mejor manera de lograrlo es sumergir tus vajillas de vidrio o cristal en agua caliente con cloro, y dejarlo actuar durante 15 minutos. Lávalos bien y notarás la purificación y limpieza.

¿Conocías estos usos del cloro?