Los tiempos cambian, y también la arquitectura

De todas las propuestas para reconstruir el techo de la catedral de Notre-Dame en París desde el devastador incendio que azotó este bello resinto, pocos han recibido tanta atención, o controversia, como la idea del arquitecto ruso Alexander Nerovnya de reemplazarlo con un techo de vidrio transparente con la forma de un diamante.

La idea, que el arquitecto anunció en Instagram, ha provocado un vigoroso debate sobre la naturaleza de la restauración y el papel que desempeña la arquitectura a medida que evoluciona la sociedad y la tecnología.

También te puede interesar: ¿Cómo deshacerse de paredes y techos irregulares?

El problema

En mi propia encuesta personal de Instagram de mis colegas de diseño, el 74 por ciento votó en contra de la propuesta de Nerovnya, pero el 26 por ciento que votó sí incluyó al Editor en Jefe de ELLE Decor, Whitney Robinson. También se remontaba a un debate anterior sobre la pirámide de vidrio y metal de 71 pies de altura de I.M. Pei, frente al Louvre, ridiculizada por muchos críticos a principios de la década de 1980, se convirtió en una característica icónica del paisaje urbano de París.

Fue posible establecer contacto con Nerovnya para conocer el futuro sobre la propuesta y el alboroto digital que provocó. Creo que los comentarios que recibí muestran que hay un gran interés en la restauración de Notre Dame, no solo entre los parisinos sino en todo el mundo, dice el arquitecto, que también es historiador y profesor en el Instituto de Arquitectura de Moscú.

Mucha gente sintió que nuestra sugerencia era demasiado audaz y que sus críticas son importantes para nosotros. Pero la arquitectura como parte del arte no puede ser conservadora, todas las obras maestras más grandes una vez violaron las reglas y rompieron la tradición histórica. Creo que Notre-Dame merece lo mismo. ¿Nos atrevemos a desafiar la historia?

La Notre-Dame antes del devastador incendio

En Instagram, Nerovnya explicó el pensamiento detrás de su propuesta a sus 112K seguidores. Sabemos que la catedral se construyó entre los siglos XII y XIV, pero también sabemos que se hicieron algunos cambios en el diseño en los siglos XIII, XIV, XVIII y XIX, dice. Las cosas cambian, Notre-Dame nunca volverá a ser la misma, sin importar qué tan bien esté reparada. Entonces, ¿por qué no usamos todos nuestros conocimientos y logros arquitectónicos para hacerlo mejor?

Es posible que el techo de vidrio se diseñe con la última tecnología ecológica de vanguardia. A pesar de la atención global que ha recibido, aún se tiene que escuchar su propuesta de Notre-Dame, la ciudad de París o el presidente francés Emmanuel Macron, quien se comprometió a restaurar la catedral dentro de cinco años.

Seguro que depende de los parisinos decidir, dice Nerovnya, el fuego podría convertirse en un nuevo capítulo en su vida o un mal recuerdo. Sucedió y creo que deberíamos seguir adelante. Es una oportunidad para que nuestra generación deje una huella en la historia de la catedral. Y me alegraría cooperar, mencionó el arquitecto.

 

Deja un comentario